Este cuentecito, tiene miga, lo utilizamos a menudo en los talleres y siempre nos dice algo nuevo. A veces sentimos la necesidad de contárselo a alguien…..y de paso refrescarnos con su impacto

Un discípulo le preguntó a su maestro que es la libertad? .
Qué libertad? pregunto el maestro. La primera libertad es la necedad. Se asemeja al caballo que, relinchando, derriba a su jinete. Pero tanto más fuerte siente su mano después. La segunda libertad es el arrepentimiento, se asemeja al timonel que se queda en el barco naufragado, en vez de bajar al bote salvavidas. La tercera libertad es el entendimiento. Se presenta después de la necedad y después del arrepentimiento. Se asemeja a la brizna que se balancea con el aire y porque cede donde es débil se sostiene.

El discípulo pregunto ¿eso es todo ¿

Replico el maestro: Algunos piensan que son ellos mismos los que buscan la verdad de sus almas. Pero la gran alma piensa y busca a través de ellos. Al igual que la naturaleza, puede permitirse muchos errores. Ya que sin esfuerzo sustituye a los jugadores equivocados por otros nuevos. A aquel, sin embargo, que deja que sea ella la que piense, a veces le concede algún margen de movimiento y, como el rio lleva al nadador que se entrega a sus aguas, también ella le lleva a la orilla, uniendo sus fuerzas a las de el.

×
Hola, en que te puedo ayudar?