L

Al abordar un cambio en nuestra vida, nos encontramos con los limites de nuestra conciencia,  porqué percibimos la realidad de esta manera singular y distinta de otros incluso cercanos?. Este complejo se  fundamentó en las circunstancias de nuestra familia, principalmente respondiendo a un instinto de básico de supervivencia. Nuestras elecciones se orientaron básicamente en función del sentimiento de culpa ó inocencia , dos concepciones que han ido impregnando opiniones y rechazos casi sin darnos cuenta.

Algunas citas de Helinguer al repecto:

Los prejuicios más  importantes de la conciencia son culpa e inocencia y lo que inmediatamente está ligado a ellos. Por ejemplo, expiación y justicia. Esos prejuicios tienen consecuencias de muy largo alcance, tanto para nuestra vida personal como en nuestro éxito o fracaso en nuestra profesión.

Seguimos a un movimiento de la conciencia que exige de nosotros un razonamiento y un comportamiento a través del cual obtenemos la seguridad de poder pertenecer a ese grupo que es importante para nosotros, o sea en primer lugar nuestra familia de origen. Este movimiento de la conciencia tiene para nosotros un efecto positivo. Con él nos sentimos bien y seguros. Esa buena conciencia es la mejor almohada.

Al mismo tiempo ese movimiento me obliga a liberar y excluir de mi cariño a otros, pues si yo pensase y sintiese como ellos y me pareciese bien lo que ellos consideran bueno y correcto, yo estaría poniendo en peligro la pertenencia a mi grupo. Inmediatamente tendría una mala conciencia, me sentiría culpable.

La expiación

Cuando yo me siento culpable debo hacer algo para volver a sentirme inocente. Esto significa, debo hacer algo que me permita volver a tener la seguridad de poder pertenecer, cueste lo que cueste. Tengo que decidirme por algo y rechazar lo otro. Sigo siendo amo de mis decisiones y amo de mi destino – también amo del destino de aquellos a quienes rechazo. Me convertiré en forjador de mi felicidad y de su desventura.

De pronto nos estamos moviendo en el ámbito de la justicia. La justicia pretende reestablecer lo bueno y castigar lo malo para reparar el daño de acuerdo a las normas de mí conciencia o, si esto no es posible, eliminarlo.

×
Hola, en que te puedo ayudar?