Al realizar una constelación también iniciamos un camino de reconstrucción de nuestra historia. Las constelaciones nos abren los ojos a las corrientes profundas que marcan nuestra vida y que en el mundo exterior se manifiestas por  destinos difíciles,   así con esta mirada somos capaces de influenciar allí donde  se pudo truncar nuestra felicidad , en vez intentar una y otra vez cambiar el decorado.

Todas nuestras elecciones aparente libres en el exterior se acaban cuestionando  porque nos llevan al mismo lugar, atraídas por un imán repetimos circunstancias con diferentes personas, podemos pensar que es una casualidad, un reves o o una conspiración oscura…sin embargo este movimiento interior tiene un sentido, un fin, esta incluido en la Creación,  nos pone a su servicio, nos hace participes de su amor y expansión,  tomándolo así  tomamos tambien la vida.

Las constelaciones nos enseñan a aceptar primero estos destinos… mejor a decirles: Sí, …y será a partir de entonces que podemos experimentar ciertos grados de libertad,  de coe-creacion con las corrientes sutiles que nos envuelven y dirigirnos entonces juntos hacia la reconciliación, la paz, la integración de los excluidos a ser uno con todo y con todos.

Visualización propuesta por Hellinguer.

Cerrad los ojos. Vamos hacia nuestra familia y hacia todos los que pertenecen a ella, nos colocamos en nuestro sitio, nuestro sitio propio. AhÌ nos quedamos. Sentimos el vÌnculo hacia los demás y sentimos como los destinos de esta familia esperan algo de nosotros. Esperan algo que permita que todo encuentre la paz.

Mientras nos entregamos a todos y también al destino, quedando en nuestro lugar, esperamos hasta poder decir a todos algo: una frase, nuestra frase. No solo decimos nuestra frase sino que la frase nos envuelve a todos. No somos nosotros quienes les dicen la frase sino que la frase, que nos es regalada, nos corresponde también

Esta frase nos une a todos en lo mas profundo.

 

 

×
Hola, en que te puedo ayudar?