En los talleres de parejas, realizamos constelaciones sobre los vínculos que las unen, los aprendizajes y apoyos que nos brinda la pareja, las posibilidades de realización, la mirada a un tercero hijos o entregas a otro fin.  También encontramos los nudos con los que las parejas nos encontramos y sus conexiones ancestrales y genealógicos.

En general encontramos algunas causas que se repiten.

 En primer lugar  mamá y  papá.  Lo general es que para nuestra vida de pareja y su buena  relación, necesitemos sentir la fuerza que nos viene de nuestro mismo sexo, en primer lugar,  en el caso  que en el sexo contrario halla una fuerza ciega que nos lleve a expiar, sustituir, rechazar… esta línea, repercutirá  en la pareja y su posterior realización.

 

Las parejas anteriores que hemos vivido. (nos hemos despedido?, agradecido? tienen un lugar en nuestro corazón?, ahí sentimientos atrapados?, hijos, abortos?).

 

 Las parejas anteriores de nuestros padres. Ellas dejaron sitio para que lo nuestro fuese posible. Como nos sentimos ante ellas, estamos identificados? influyen en la relación de nuestros padres?  están excluidos?.

 

Meditación: (Hellinguer Mayo 2012)

 

Ahora haremos un pequeño ejercicio, una meditación. Pueden cerrar los ojos, si quieren. Van hacia el interior de ustedes y escuchan un sonido. El sonido de ustedes. Permiten que vibre por cada célula del cuerpo. Esa vibración no surgió en nosotros. Proviene de otro lugar. Es un vibrar junto con algo más grande. Con el mundo, con la Vida. Mientras nos percibimos así en esta vibración, nos vemos frente a la persona que más amamos. Nos exponemos a su vibración. También él vibra de una manera especial. También él vibra con algo más grande. Ahora permitimos a las dos vibraciones que se sintonicen: mi vibración y la vibración de la otra persona. Y esperamos. De repente ambos vibramos en sintonía con algo grande y nos experimentamos de una manera nueva, diferente. Esa vibración tiene futuro.

 

Eso por supuesto tiene consecuencias importantes también en otro aspecto. Es realmente un pensamiento maravilloso, esa sintonía. Cuando trabajo con parejas en realidad se trata de ayudar para que vuelvan a vibrar juntos. Eso por supuesto presupone algo: que al comienzo vibro junto con ellos y que también ellos vibren conmigo. Si por ejemplo voy al mercado y allí veo una manzana llamativa y voy y la tomo en mis manos diciendo: “Quiero esa”: ¿de esa manera estoy sintonizado con la manzana? ¿Y luego me va a gustar? ¿Me hará bien? ¿Vibro yo con ella, y puede ella vibrar conmigo?

×
Hola, en que te puedo ayudar?